El alcalde de Quito Jorge Yunda, puso en duda la veracidad de los chads que revelan conversaciones de su hijo, Sebastián Yunda con terceras personas denotando posibles actos de corrupción al interior del municipio capitalino.

En una carta pública el alcalde advierte que las denuncias podrían obedecer a supuestas intenciones para perjudicarlo políticamente. Sugiere que las grabaciones han sido entregadas a medios opositores lo cual podría acarrear acciones legales contra ellos. Pide transparencia en las investigaciones judiciales.

Sostiene que aspira que su hijo salga inocente, aunque inicialmente el mismo alcalde expresó que no metería las manos al fuego por nadie.

Adicionalmente despidió a Cinthya Puga, Christian Acaro y Carlos Poma, quienes cumplían importantes cargos en la municipalidad. Yunda dijo que lo hace por no haber acatado su disposición de que ningún familiar puede hablar a su nombre ni hacer gestiones.

Share.