Una bebé de dos meses fue rescatada de sus padres quienes la usaban para producir material pornográfico y venderlo.

Autoridades de Australia y Canadá detectaran el material sensible y siguieron el rastro de la pareja para luego comunicar a las autoridades nacionales quienes efectuaron la captura.

Las investigaciones determinaron que el padre de la menor, de nacionalidad venezolana, navegaba en la ‘deepweb’ desde los 16 años. Los últimos días habría indagando sobre tráfico de niños y venta de órganos.

El material de abuso sexual a la menor habría sido comercializado en $150.

Efectivos de la Interpol informaron que la bebé se encuentra segura y bajo el cuidado de las autoridades.

Share.