Los partidos de la Copa América programados para ser jugados en la «cidade maravilhosa» podrán disputarse en el icónico Maracaná y en el estadio Nilton Santos, pero sin público, «sin ninguna excepción», aseguró el Alcalde de Río de Janeiro, Eduardo Paes.

De acuerdo con Paes, los protocolos presentados por la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) se acogen a lo estipulado en las medidas de la ciudad para evitar la propagación del virus.

Las declaraciones se dieron luego de conocer que la Conmebol planeaba que la final de la Copa América, prevista para el 10 de julio en el Maracaná, pudiese contar con un número reducido de aficionados en el estadio.

La idea nació tras conocer que la ley municipal que prohíbe el público en los estadios de Río de Janeiro rige hasta el 28 de junio, cuando podrá ser renovada o flexibilizada.

Share.