Niños refugiados en hospital de Kyev. Foto: Reforma

Al mes de iniciada la guerra entre Rusia y Ucrania, los bombardeos y las movilizaciones siguen estando presentes. Quienes deben sufrir las consecuencia son los civiles desplazados de sus hogares en busca de refugio, sobretodo los niños.

Demasiado pequeños para comprender la magnitud y el significado de la guerra deben aceptar ser víctimas de tal crueldad. Por suerte, un hospital en Kyev se ha mantenido firme en darles refugio, la mayoría de los niños, discapacitados o con alguna enfermedad.

De acuerdo con los videos publicados por CNN Español, recientemente un grupo de niños y enfermeras lograron llegar al hospital luego de ser evacuados de la ciudad de Sumy. Por dos semanas, las cuidadoras refugiaron a los bebés y niños del bombardeo ruso en un sótano hasta que se abrió un corredor humanitario para ser evacuados a la capital.

Cada niño llegó con una etiqueta naranja adherida a su mano detallando datos como nombres, fechas de nacimiento y sus necesidades más urgentes. «Pudimos rastrear a 4 de los niños, ahora en un centro cardiaco de la ciudad de Kyev» explicó una de las enfermeras por medio de entrevista.

Pese a que fueron evacuados, las cuidadoras insisten en que no hay seguridad garantizada en Kyev. En los videos, la enfermera Oscana, pide de manera desesperada que se proteja la vida de los niños. «Que los niños no mueran» suplica.

Fuente: CNN Español

Share.