El Salvador vive el día más violento durante el gobierno de Bukele. Foto: CNN

En El Salvador, la Policía Nacional Civil confirmó que este sábado se registraron 62 asesinatos, el día más violento desde que Nayib Bukele asumió la presidencia en junio de 2019.

La cifra solo se compara, de acuerdo con los registros policiales, a los reportados el 15 de agosto de 2015, cuando ocurrieron 57 asesinatos en 24 horas. El inusual repunte inició el viernes cuando las autoridades reportaron 14 homicidios. El promedio en marzo era de tres muertes diarias.

El alza incluso llevó al gabinete de seguridad y al Fiscal General a reunirse con el presidente Nayib Bukele la madrugada del sábado y horas después desplegar a policías y soldados en diferentes comunidades, en un intento de frenar los crímenes.

“Mientras combatimos a los delincuentes en las calles, tratamos de descifrar lo que está pasando y quiénes están detrás, financiando esto”, escribió Bukele en Facebook.

Por otro lado, la Policía capturó a varios miembros de pandillas a quienes les atribuye la responsabilidad de ordenar el aumento de hechos violentos. “Ahora que están capturando a reconocidos pandilleros, muchos dicen que en un par de días saldrán libres. Se sorprenderán de nuevo”, advirtió el mandatario en un mensaje en Twitter.

El incremento de asesinatos es una de las medidas de presión que las pandillas han usado en el pasado y siguen utilizando, explicó a CNN Tiziano Breda, analista para Centroamérica del International Crisis Group (ICG), organización independiente que trabaja para prevenir guerras y diseñar políticas que construirán un mundo más pacífico.

“Siempre han sido mensajes de las pandillas a los gobiernos. Pero este es preocupante por la cantidad de homicidios, el día más violento de la administración Bukele”, sostiene Breda.

De acuerdo con este analista estos repuntes repentinos ponen en duda la eficacia del plan Control Territorial, al que el gobierno atribuye la disminución de asesinatos desde que Bukele gobierna El Salvador.

“Las pandillas tienen, sobre todo la MS13, la capacidad todavía intacta de alterar los índices de homicidios si deciden hacerlo”, afirma Breda.

El pasado noviembre de 2021, El Salvador registró otro repunte de asesinatos durante tres días consecutivos. Las autoridades controlaron el alza con la captura de varios cabecillas de pandillas.

En 2020 la fiscalía general abrió una investigación para determinar si la actual administración tenía un pacto con las pandillas para disminuir los asesinatos a cambio de beneficios en las prisiones, tal y como ocurrió durante la presidencia de Mauricio Funes en 2012.

Sin embargo, Bukele ha rechazado que su gobierno tenga un pacto con las pandillas y atribuye la reducción a su política de seguridad.

Según cifras del gobierno, desde junio de 2019, hubo una reducción de la violencia. En mayo de ese año, el mes previo a la toma de posesión de Bukele, el promedio de asesinatos era de 9,2.

Fuente: CNN Español.

Share.