Manchas partió a mejor vida pero no sin antes recibir homenaje por parte de todos sus vecinos. Foto: La República

Con lágrimas, un profundo dolor y música de fondo, los vecinos de «Manchas» decidieron despedirlo con un homenaje digno de él

Manchas, fue un perrito callejero que vivió por años en Lima, Perú. Era muy querido por todos los vecinos, pues siempre estaba presente en las festividades del pueblo, todos lo alimentaban y cuidaban, por lo que pasó a ser la mascota oficial.

Este can fue envejeciendo por lo que duró semanas hospitalizado y los lugareños cooperaron para costear sus tratamientos y salvarlo, pero al final, Manchas falleció.

Entristecidos por la noticia, le prepararon un homenaje y le hicieron un sepelio en donde le dieron el último adiós.

El lomito fue colocado en una pequeña caja de madera adornada con flores y fue paseado en carretilla por las calles de Lurín, acompañado por vecinos y una banda de músicos, para finalizar con una misa y su entierro.

Fuente: Periodistas de la Calle

Share.