El alcalde de Quito, Santiago Guarderas mediante, mediante un oficio pidió que se decrete un nuevo estado de excepción en Quito, por el incremento de violencia en el contexto del Paro Nacional.

La solicitud del burgomaestre se argumenta en las agresiones que se han evidenciado en los últimos días. Personas desconocidas han incendiado muebles, bloquean vías, ponchan y queman llantas de vehículos, saquean, dañan la propiedad pública y privada, generando conmoción e inseguridad en la ciudadanía.

Así mismo, Guarderas aseguró que la municipalidad, dentro de sus competencias, hasta hoy -que se cumplen 17 días de protestas- se mantienen activos los servicios de agua potable, recolección de basura, transporte y mercados.

También, las actividades correspondientes a la limpieza y activación de las vías que han permanecido cerradas por las protestas, se mantienen en constante trabajo, para evitar que la capital no se paralice.

Para finalizar, el alcalde solicitó a las autoridades de Estado que refuercen la seguridad del Distrito Metropolitano de Quito, con todos los recursos y acciones disponibles de la fuerza pública.

Fuente: El Metro

Share.