Athos y Tango eran dos perros adiestrados del equipo de rescate de la Cruz Roja en Querétaro de México, los cuales fueron envenenados y murieron en junio del año pasado.

La muerte de Athos y Tango no ha quedado impune en México.

Un hombre, identificado como Benjamín «N», de 60 años, fue declarado responsable. Enfrentó un juicio que concluyó el lunes por el delito de crueldad animal.

Se trata del primer juicio que lleva a una condena por ese delito en México.

Una jueza en Querétaro emitió este martes un fallo de 10 años de prisión, sin derecho a fianza, así como el pago por reparación de daño equivalente a unos US$125.000.

El 13 de junio de 2021, según se determinó en el juicio, Benjamín «N» arrojó salchichas envenenadas con alcaloides y organofosforados a la calle en la que solían caminar los perros.

El hombre ya había amenazado a Muñoz porque le disgustaba la presencia de los perros en la calle que compartían como vecinos.

Según la defensa de Benjamín «N», el entrenador no los controlaba adecuadamente.

Benjamín «N» fue acusado de crueldad animal, un delito por el que comúnmente las partes involucradas llegan a un acuerdo reparatorio y casi nunca terminan en un juicio.

Pero este caso fue llevado hasta las últimas instancias y desembocó en la detención de Benjamín «N» en 2021 y el juicio celebrado del 16 al 22 de agosto de este año.

El hombre de 60 años fue sentenciado por la jueza Alicia Basurto García, que lo condenó a 10,5 años de prisión y a pagar un monto de casi 2,5 millones de pesos por reparación del daño.

Para defensores de los animales, este caso es un precedente importante en México para la persecución del maltrato animal en ese estado y el resto del país.

Fuente: BBC NEWS

Share.