El estado de California sentenció a un año de prisión a una monja de 80 años que robó más de 800.000 dólares destinados a obras escolares de un colegio católico para gastarlos en apuestas y turismo de lujo en Las Vegas, Estados Unidos.

Hace seis décadas, Mary Margaret Kreuper se comprometió a una vida de pobreza cuando tomó sus votos religiosos. Sin embargo, aprovechó su cargo como directora dentro de Saint James de Torrance, un centro católico de estudios primarios cerca de Los Ángeles, para desviar 835.000 dólares de los fondos escolares con el fin de utilizarlos en los casinos de Las Vegas, según detalló un tribunal californiano.

Además, usó parte del dinero para financiar viajes a lujosos hoteles en Lake Tahoe, un centro turístico en la frontera entre los estados de California y Nevada, donde se encuentran varios de los mejores centros de ski del país, que son visitados por miles de personas cada invierno. «Sé que he pecado, que he violado la ley, no hay disculpas», se lamentó Kreuper ante el tribunal, de acuerdo con el periódico Los Ángeles Times.

Cuando fue descubierta, la Arquidiócesis local la confrontó. Su primera reacción fue defenderse argumentando que los padres de los alumnos del colegio recibían mejores salarios que las monjas y que pensó que merecía un aumento. Mark Byrne, abogado de Kreuper, pidió que le fuera permitido servir su condena en el convento donde ella estaba desde que los crímenes fueron expuestos a la luz pública, en 2018. También aseguró que la religiosa se había vuelto adicta a las apuestas.

Fuente: La Vanguardia

Share.