Este lunes 14 de febrero se registró una explosión en Saint-Laurent-de-la-Salanque, cerca de Perpiñán (sureste de Francia), mismo que dejó al menos siete personas fallecidas y una gravemente herida, según las autoridades.

El ministro del Interior, Gérald Darmanin, precisó en declaraciones a la prensa que entre los muertos hay un bebé y otro niño, y que la cifra de víctimas podría no ser definitiva, ya que los bomberos continuaban con su trabajo.

El incidente se produjo supuestamente en un local comercial y provocó el incendio de edificios aledaños, según la Fiscalía. Sin embargo, las autoridades han iniciado las respectivas investigaciones para esclarecer el hecho.

Además, Darmanin, se ha trasladado al lugar de los hechos para expresar en nombre del Gobierno su pesar por este “verdadero drama”. “En nombre de la nación, traslado mi apoyo y toda mi solidaridad a las familias y allegados de las víctimas”, ha declarado.

Fuente: El Comercio

Share.