Un sacerdote latinoamericano vive un calvario en Arizona tratando de ubicar y rebautizar a “miles” de fieles a los que impartió el sacramento de forma errónea al usar “nosotros” en vez de “yo” (en referencia a Cristo) durante las ceremonias, que han sido invalidadas por la Iglesia católica.

Teniendo en cuenta que el Concilio Vaticano II declara que «cuando alguien bautiza, es Cristo quien bautiza», el uso equivocado del pronombre no solo anula los bautizos sino que obliga a repetirlos correctamente.

Este error tiene en el limbo no solo al cura Andrés Arango sino también a las familias de los bautizados, que ahora temen que sus matrimonios y otros sacramentos también sean invalidados.

Por cerca de 25 años, el sacerdote, quien sirvió en Brasil, y después en EE.UU., en parroquias de California y Arizona, realizó bautizos utilizando la palabra «incorrecta».

Al momento de efectuar el sacramento el sacerdote católico usó la palabra “Nosotros te bautizamos” en lugar de “Yo te bautizo”.

El problema de usar «nosotros» es que no es una comunidad la que otorga el sacramento del bautismo a una persona, sino es Cristo y solo él quien preside todos los sacramentos, por eso es Cristo Jesús quien bautiza, explicó a Efe el obispo Thomas J. Olmsted, de la Diócesis de Phoenix (Arizona).

El prelado enfatizó que de ninguna manera el sacerdote Arango actuó de mala fe y que está terriblemente mortificado por toda esta situación.

Todo el caos comenzó después de que la Congregación para la Fe en el Vaticano determinara el año pasado que los bautizos que se llevaron a cabo utilizando «nosotros» son inválidos.

En el caso de Arango, todos los bautizos que llevó a cabo desde 1998 hasta el pasado 17 de junio del 2021, estos últimos en la Iglesia de San Gregorio, en Phoenix, carecen de validez ante la Iglesia católica.

La Diócesis de Phoenix no sabe con exactitud cuántos bautizos han sido invalidados, pero estiman que son “miles”.

Matrimonio válido

Esta noticia cayó como un «balde de agua fría» para muchas de las familias afectadas en Arizona, muchas de ellas de origen hispano, como la de María de la Cruz Huerta, cuya hija fue bautizada por Arango.

“No puedo creer que una sola palabra pueda eliminar un sacramento, no puede ser que de esta manera quede invalida una ceremonia”, dijo la feligrés, que pertenece a una familia con generaciones enteras de católicos.

Indicó que nunca había escuchado algo similar y lo que más le preocupa es que esto pueda afectar otros sacramentos.

La Diócesis de Phoenix ha establecido una página en internet para responder este tipo de preguntas, aunque no es muy claro cómo este problema afectaría a otros sacramentos como el matrimonio.

Lo que sí han dicho a sus feligreses es que no reciban la eucaristía si no han sido bautizados “correctamente”.

«Es increíble, se imaginan, quizás mucha gente ya se fue del estado, regresaron a México o están en otras ciudades y no saben que su bautizó no es válido», dijo la hispana.

La Diócesis de Phoenix está pidiendo a todos los feligreses afectados que se comuniquen con ellos para que les brinden ayuda y puedan coordinar un nuevo bautizo.

Por su parte la Diócesis de Phoenix dijo a Efe que el sacerdote Arango renunció a su puesto como párroco de la iglesia de San Gregorio a principios de este mes.

El cura no fue descalificado de su vocación y ministerio y ahora está dedicado en tiempo completo a contactar a las familias afectadas y tratar de ayudar a todos aquellos que fueron mal bautizados.

“Me entristece saber que he realizado bautismos inválidos a lo largo de mi ministerio como sacerdote usando regularmente una fórmula incorrecta”, expresa Arango en una carta publicada en la página web de la Diócesis de Phoenix.

«Lamento profundamente mi error y cómo esto ha afectado a numerosas personas», subraya.

Por lo pronto la diócesis ya ha comenzado a llevar a cabo nuevos bautizos para tratar de remediar el error.

Mientras, los feligreses han pedido a través de una petición de internet la reincorporación de Arango, a quien consideran un sacerdote “transformador” que fue obligado a renunciar.

“A los católicos se les enseña que Dios perdona, ama y demuestra compasión a todos. Es importante que la Diócesis de Phoenix también le de énfasis a estas virtudes y demuestre a sus seguidores lo que significa ser católico”, señala la petición.

Fuente: EFE

Share.