El sorpresivo ataque de Rusia a Ucrania sorprendió la noche de este miércoles a los residentes de ese territorio, donde según la Cancillería ecuatoriana unos 700 ecuatorianos viven en diferentes ciudades de Ucrania.

En una entrevista con el medio CNN, la compatriota Dagmar Narváez, residente en Kiev, relató el ambiente que le ha tocado vivir, desde alrededor de las 4h00 cuando escuchó explosiones, tras la invasión que ya ha causado decenas de muertos en tan solo horas.

Ella admitió que, tenía la esperanza de que no sucediera el ataque, o al menos no tan pronto. “Creí que esto iba a demorar, yo iba a salir este fin de semana”, dijo la ecuatoriana, al señalar que debido a los anuncios del Gobierno ucraniano ellos se sentían tranquilos.

Por otra parte, Édison Montachana, un ecuatoriano residente en Jarkov y que vive frente a la embajada de Rusia, narró a Ecuavisa cómo vivió el inicio de los ataques rusos. Explicó que la ciudad donde reside ha sido cerrada, no se puede entrar ni salir vía terrestre. «No hay manera de entrar o salir, tampoco se pueden comprar pasajes aéreos. Aeropuertos, trenes y buses interprovinciales están desactivados».

Fuente: Vistazo

Share.