Con un plantón en los exteriores del Hospital Carlos Andrade Marín, en el norte de Quito, un grupo de pacientes protestaron por la falta de medicinas en la casa de salud.

“Hay gente que no puede acceder a las recetas desde hace 12 meses aproximadamente y tienen severas complicaciones en la salud. Nuestra enfermedad es compleja, rara y de baja prevalencia en el país y necesita procedimientos especializados continuos”, manifestó Galo García, representante de los manifestantes.

De acuerdo a los manifestantes, existen pacientes que necesitan tratamientos que pueden alcanzar los $5.000 mensuales y no cuentan con los recursos para costearlos, por ello han enviado comunicados a las autoridades del HCAM pero no han tenido respuesta.

“Exigimos medicinas”, “¿Hasta cuándo nos maltratan?”, “Exigimos nuestra medicación, ¡es nuestro derecho!”, “¿Qué necesitamos? ¡Respeto! ¡Justicia!”, fueron algunos de los mensajes que los pacientes escribieron en carteles.

Gladys Salazar tiene inflamación intestinal y en el HCAM no le proporcionan el medicamento durante dos años. Incluso ha tenido que viajar a Colombia para conseguir la receta, cuya caja cuesta hasta USD 80. 

Mauricio Sánchez exigió respeto al IESS por la situación que viven los afiliados por la falta de insumos. Anthony Ramos tiene colitis ulcerativa y no recibe medicinas desde hace ocho meses. “Antes me daban las dosis cada 15 días y ahora nada. Me toca gastar USD 1200 cuando logro conseguir el dinero”.

Fuente: El Comercio  

Share.