La noche de este jueves, las fuerzas rusas tomaron el control de la planta nuclear de Zaporiyia, misma que es la más grande de Europa y se ubica en el sureste de Ucrania, tras atacarla y generar con ello un incendio que ya fue controlado.

El regulador nuclear de Ucrania confirmó esta mañana que la seguridad nuclear de la central está garantizada. La central nuclear de Zaporiyia tiene seis reactores, de los cuales solo el número cuatro estaba funcionando al 60% en el momento del ataque.

Asimismo, el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) observó que los equipos esenciales de la planta nuclear están en funcionamiento y que la radiación se mantiene en niveles normales, pero señaló que permanece en «modo de respuesta total las 24 horas del día, los siete días de la semana».

El presidente ucraniano Volodímir Zelenski  señaló que el ataque pudo haber causado una destrucción equivalente «a seis Chernóbils», y añadió que Rusia sabía lo que hacía al arremeter directamente contra la central, por lo que lo tachó de un «acto de terrorismo de un nivel inaudito».

Fuente: BBC

Share.