La tarde del miércoles 28 de septiembre , el huracán Ian tocó tierra al oeste de Florida en Estados Unidos, con vientos de más de 240 km/h, provocando inundaciones catalogadas como catastróficas en varias localidades.

Inundo calles y edificios, dejando sin electricidad a más de 1 millón de personas y amenazando con generar daños catastróficos tierra adentro.

El huracán de categoría 4 azotó la costa con vientos de 241 kilómetros por hora (150 millas por hora) y empujó una marejada ciclónica acumulada durante su lento avance sobre el Golfo de México.

Previamente la tormenta golpeó a Cuba, donde dejó dos muertos e inhabilitó la red eléctrica de la isla.

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, calificó el desastre del huracán Ian como “una inundación que sucede una vez en 500 años”, dijo hablando desde el centro de operaciones de emergencia del estado en Tallahassee.

Las cuadrillas de la Guardia Costera de EE.UU. en Florida han rescatado al menos a 23 personas en las últimas 24 horas, dijo el subcomandante de operaciones, el vicealmirante Peter Gautier en una emisión de CNN.

 

 

Share.