Hace pocos minutos, el alcalde de Quito Santiago Guarderas anunció, que el centro de acopio para entrega de donaciones a las víctimas del aluvión en el sector de la Gasca, se traslada al Coliseo Rumiñahui.

Anteriormente estaba en la Universidad Central del Ecuador, donde se encontraba el Puesto de Mando Unificado.

Igualmente señaló que se va a delimitar la “zona cero” de la tragedia que es la cancha de volley, que es donde se produjo el mayor impacto. Ese punto será cercado por el Cuerpo de Bomberos de Quito, a efectos que se puedan continuar las labores de búsqueda.

Más temprano, Guarderas detalló que la lluvia que cayó en Quito fue inédita, con 75 litros por metro cuadrado, cuando se esperaban apenas dos litros por metro cuadrado.

El aluvión provocado por el temporal, según dijo, desbordó las infraestructuras de captación pues la capacidad de embalse era de 4.500 metros cúbicos, pero hubo un volumen de 20.000 metros cúbicos, y el agua y lodo bajaron.

Además, la torre de captación, de 9 metros de altura, quedó taponada por lodo y árboles, y el desfogue salió por la quebrada y avanzó atravesando la zona poblada.
Tras un sobrevuelo por la zona de la tragedia, Guarderas aseguró que el fenómeno tuvo origen en la acumulación de lluvias y descartó que tenga que ver con algún tema de deforestación.

Fuente: Metro

Share.