Mediante una llamada al 911, la policía de Missouri, en Kansas City, Estados Unidos, fue alertada de un homicidio a un niño de seis años por parte de su propia madre, quien en medio de la alerta dijo: “El diablo está tratando de atacarme” e inmediatamente colgó el teléfono luego que los agentes le preguntaran si padecía alguna enfermedad mental.

Los oficiales de policía acudieron a la vivienda, pero no podían entrar, ante la negativa de la mujer por abrir la puerta, los uniformados se asomaron por una de las ventanas y  observaron la desgarradora escena: un niño decapitado. En ese momento, decidieron ingresar a la fuerza para arrestar a la mujer.

La sangre del pequeño Karvel Stevens se encontraba esparcida en los escalones de la entrada y su cuerpo en el piso de la cocina. Tras la revisión realizada en la casa, se percataron de otra escena abrumadora, al encontrarse con un perro decapitado en el área del sótano.

Al lado del cuerpo de la mascota habían dos cuchillos y un destornillador cubiertos de sangre, lo que hace presumir que fueron las armas con las que le quitó la vida a su hijo y al canino.

Tasha Haefs presentó heridas parecidas a arañazos en sus manos, y restos de sangre en sus pies y muslos, donde se observó una herida punzante.

La mujer fue detenida sin derecho a fianza y acusada de asesinato en primer grado y acción criminal armada, por lo que permanece en el centro de arresto del condado de Jackson. Los fiscales ordenaron la respectiva valoración mental.

El crimen del niño tiene en conmoción a la ciudad. El alcalde de Kansas, Quinton Lucas se pronunció a través de sus redes, alertando la necesidad de evitar este tipo de tragedias.

“Todavía no sabemos por qué han matado a un niño de primaria esta mañana, pero entendemos el dolor que sufre una familia, una escuela y una comunidad”, dijo iniciando su mensaje de Twitter.

Mientras que el fiscal del condado, Jean Peters Baker, lamentó la muerte del menor. “La comunidad conoce ahora algunos de los terribles detalles de la muerte de este niño de 6 años, nos deja sin aliento”

Share.