La avenida 12 de Octubre y Veintimilla, en la ciudad de Quito, se ha convertido en un punto clave para la delincuencia. Los estudiantes que pertenecen a las universidades aledañas a este sector, han denunciado haber sido víctimas en varias ocasiones de la delincuencia e incluso de la escopolamina que utilizan estos sujetos para delinquir.

El hecho de ingresar a y salir de clases resulta peligroso, ya que los delincuente se encuentran rondando este sector para robar las pertenencias de los estudiantes. La preocupación del caso, se extiende también a los profesores, los cuales afirman sentirse preocupados por la situación.

Por su parte, el presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica, asegura que una de las acciones inmediatas que se ha tomado es el análisis de mesas de diálogo con las autoridades del sector, con la finalidad de precautelar la seguridad de los estudiantes y profesores de las universidades. 

Los estudiantes exigen seguridad, ya que la delincuencia se encuera activa a todas horas y los estudiantes afirman necesitar tranquilidad para ir a su lugar de formación académica.

Share.