El papa Francisco realizó algunos cambios en el Código de Derecho Canónico. Desde ahora, se autoriza para que las mujeres puedan leer la Palabra de Dios, ayudar en el altar durante las misas y distribuir la Eucaristía.

El Papa Francisco ha establecido con un “motu proprio que los ministerios del Lector y del Acólito” están en adelante también abiertos a las mujeres, de forma estable e institucionalizada con un mandato especial.

Aunque las mujeres ya realizan estos ministerios en lugares donde faltan sacerdotes, en la última asamblea del Sínodo de los Obispos sobre la Amazonía se había aprobado un punto para que fuese institucionalizada.

Sin embargo, hasta ahora todo esto se ha realizado sin un mandato institucional real y adecuado, en derogación de lo establecido por San Pablo VI, quien, en 1972, al abolir las llamadas «órdenes menores», había decidido mantener el acceso a estos ministerios reservados a los hombres sólo porque los consideraba preparatorios para un eventual acceso a las órdenes sagradas.

Share.