Marina Ovsyannikova, trabajadora de la televisión rusa, protesta contra la invasión de Ucrania en directo.

La periodista Rusa Marina Ovsyannikova decidió hacer aparición durante una transmisión en vivo del canal principal de Rusia. Este acto de valentía duró apenas unos segundos durante el horario de máxima audiencia. La profesional exclamó consignas como “alto a la guerra” mientras su compañera presentadora alzaba el tono de voz durante la transmisión y los productores daban paso al vídeo sobre un hospital. EL Kremlin decidió tildar como vandalismo dicha acción e inmediatamente procedió a la sensura del acto.
El hecho se llevó a cabo durante la emisión de Bremya (Tiempo), un programa de Pervyi Kanal que se transmite desde 1968 en la primera televisión del país. El suceso fue difundido de manera desmedida por casi toda la prensa rusa pasadas las 22:00 de la noche del lunes, pero pese a la rápida propagación que le dio internet ha desaparecido de las portadas este martes por la mañana. El cartel que presentó en cámaras ha sido difundido en todos los medios y en sus perfiles de redes sociales para evitar ser censurados.
No es de sorprender que tras el acto llevado a cabo en el set, Ovsyannikova fue trasladada desde las instalaciones de la televisión en Ostánkino a las instalaciones policiales, según confirmaron el diario Kommersant y el portal periodístico OVD-Info, especializado en cubrir las protestas contra el Kremlin y sus detenciones. Este último medio ofreció la asistencia legal de dos de sus abogados a la periodista, que se encuentra en paradero desconocido.
La reforma acometida por el Kremlin contempla como delito “desacreditar a las fuerzas armadas rusas”. Además de una multa, la condena puede conllevar penas de cárcel de hasta tres años, o 15 si se pone en riesgo al Ejército.
El disidente ruso Iván Zhdanov, un estrecho colaborador del opositor ruso encarcelado Alexéi Navalni, ha asegurado en su cuenta de Twitter que Ovsyannikova está bajo investigación “en virtud del artículo 207.3 del Código Penal” “Se enfrenta a entre cinco y diez años (de prisión). Si realmente hacen eso, entonces el acto heroico de Marina pasará a la historia”. La Comisión Europea ha celebrado el coraje de la periodista rusa, pero lamenta que haya sido detenida y se encuentre “desaparecida”, sin que sus abogados hayan podido ponerse en contacto con ella.
Marina ha sido detenida, se encuentra en paradero desconocido y se enfrenta a penas de prisión por sacar un cartel en un informativo de máxima audiencia, su acto sin duda ha sido reconocido como valiente, pero las consecuencias pueden resultar perjudiciales para la vida de la periodista.
Fuente: EL PAÍS

Share.